Primary tabs

Inicio > Entrevista a Muyassar Kurdi. Por: Falso Raccord

Entrevista a Muyassar Kurdi. Por: Falso Raccord

Traducción: Lola Dolor y Lauro López Sánchez M.

Entrevista a Muyassar Kurdi. Por: Falso Raccord

Polaroid self-portrait, NYC 2018

 

El trabajo performático y vocal de la artista Muyassar Kurdi es un cuerpo-laboratorio de vibraciones, un filtro de voces-actos; un revoloteo de sintaxis por venir. Una permanente resistencia-revolución del cuerpo vuelta movimiento y geografía íntima. A manera de diario, Muyassar Kurdi nos comparte y responde desde la fuerza de su presente actuante; en la escena de su cuerpo manifiesto.

1.- Falso Raccord: En la mayoría de tus trabajos performáticos empleas tu voz como parte de tus acciones, sin embargo la voz parece provenir de un vacío muy cercano a la danza Butoh. En este caso, ¿Qué detona tus performance, tu voz o el movimiento?

Muyassar Kurdi: En mi practica voz y sonido son independientes, y en los performance el sentido de presencia es crucial en la manera que comprometo mi cuerpo. Cada movimiento esta comprometido con gran consciencia sin importar que tan sutil sea, y desde ahi surge la inspiración para la voz y viceversa. Imagina que tomo uno de tus cabellos y con delicadeza lo alzo como una cuerda hasta la parte superior de tu cabeza—¿Cómo responderías a esta información? Es un intercambio de energía, sí con el público también. El Butoh es parte de mis antecedentes dancísticos , y giro al rededor de él, de la misma manera como estoy interesada en teatro, danza…una danza meditativa. Cuando introduzco mis dispositivos electrónicos en los performances, uno de los sintetizadores análogos micro tonales  responden al movimiento y luz, así que el movimiento y el sonido informan cada uno de la misma manera que el entorno mismo, se correlacionan. Hay un lugar, un en-medio de tensión cuando trato de identificar la fuente; es una combinación de sonido, movimiento, y arquitectura (el sonido como arquitectura liquida, arquitectura como sonido solidificado) en este cuerpo de trabajo en marcha llamado “Máquina/Cuerpo”

2.- Falso Raccord: El sonido es uno de tus principales elementos en tu trabajo. ¿Cómo lo posicionas y qué deduces de él?

Muyassar Kurdi: Como artista interdisciplinar, el sonido es uno de los elementos primordiales en mi trabajo, pero esta conectado a otras modalidades como el cine y el movimiento. Trabajo muy de cerca entre ellas para entender de mejor acerca de estas modalidades que uso, y estas relaciones contribuyen al posicionamiento de los elementos. Tengo un proceso muy intuitivo y no lineal con un enfoque en la transformación. Estoy obsesionada con la forma; hago composiciones en el cuarto de improvisaciones. La improvisación me da la libertad  de realmente ser en el presente tomando en consideración todas las energías de un espacio dado en relación con la audiencia. Me considero una poeta a pesar de que descarto las “palabras” como las conocemos en nuestra lengua materna. En mi voz diaria y trabajo sonoro, practico el estar presente todo el tiempo, cuando lo olvido, regreso a mi respiración. Normalmente empiezo cantando tonalidades, de ahi me muevo a otras gestualidades e instrumentaciones que toman diferentes colores y cuerpos dependiendo mi humor. Soy una mujer muy temperamental ha! Compongo música en mi cabeza durante el día y es un momento hermoso y naturalmente toma forma durante mis sesiones, quizás meses o una año después. El sonido esta conectado a la memoria, sin duda. Una vez que toma forma otra vez se siente como un artefacto.

3.- Falso Raccord: En tus performance parece que quieres ir más lejos  del concepto de la cuarta pared. ¿Cómo sitúas y conceptualizas el territorio de tus acciones?

Muyassar Kurdi: Depende de la instrumentación que escoja, ya que me permite diferentes niveles de movilidad. Comencé trabajando con equipo electrónico análogo hecho en casa (hecho por mi colaborador Michael Una en Chicago) cuando se me ocurrió diseñar un dispositivo que conecte modalidades del sonido y movimiento. Fue muy importante para mi contar con esta movilidad, porque aparte del movimiento, empecé a explorar la interacción con el público. En mi oposición de ser vista como un espectáculo o mero entretenimiento sólo para ser consumido como una experiencia floja y mediocre, pensé analíticamente el asunto y empecé a desarrollar la idea de lo que quería hacer; se trataba de una experiencia cinemática con multiples capas que actúan en la audiencia e involucran todos los sentidos. También busco que la audiencia sea parte del trabajo mismo y para llegar a ese lugar especial depende de la voluntad de la audiencia para ir “ahí” conmigo. Cada vez entiendo más y más al punto de accionar mis propias confrontaciones y retos conmigo misma; romper la cuarta pared permite al público ver mis multiples yos sin vergüenza, dando un sentido de urgencia, y muestra que no estamos separados.

4.- Falso Raccord: Es evidente que el cuerpo permanece como lugar de restricción política del deseo, más ahora en mayor extensión gracias a las redes sociales y los estándares de corporeidad. ¿Cuáles son tus reflexiones acerca de esta situación?

Muyassar Kurdi: A lo largo de los años, he aprendido la importancia de reclamar el espacio como una persona marginal. He aprendido a amar mi cuerpo y realmente vivir en él sin vergüenza. La danza me ha inspirado ilimitadamente de una manera que no puedo explicar; es una sensualidad que puedo tener conmigo misma como si estuviera haciéndome el amor. Después del daño cerebral y  mi experiencia con la muerte en el 2004, me ha permitido confrontar el cuerpo y su proceso de sanación y hasta con la constante opresión de fuerzas externas en el día a día. Me enferma hasta el cansancio, me hacer hervir la sangre y ¿qué es lo que me deja? Una vida que pueda vivir oponiéndome a eso, ser una rebelde, una buscadora de la verdad, una amante. Para vivir una vida sin ataduras. Yo prefiero romper el silencio que morir en silencio.

5. - Falso Raccord: Guattari en su famosos texto/manifiesto “Para Acabar con la Masacre del Cuerpo” expone una medida radical, nos sugiere abandonar el concepto de “persona” “individuo” para hacernos pensar nuestro cuerpo y sus deseos hacia la comunidad como medida emancipatoria. ¿Cómo concibes la colectividad en tu performance?

Muyassar Kurdi: Así que estamos atrapadas en la trampa de la trampa, es risible a este punto, la mayoría de las cosas lo son. Yo misma soy la broma más grande que me he gastado a mí misma. Al menos eso lo sé. También sé que es una mentira y, entonces, aprovecho el (la) comediante dentro de mí, la gente me conoce por mi risa, reír es mi estado por default.

---En adelante---, en el performance me interesa reconstruir la idea de una escena. Me indigna la idea de ser vista como entretenimiento, quiero conectar con el público. Se trata de crear un espacio seguro, único y libre de juicios en el que todos podamos existir, un mundo dentro de otro mundo. Durante el performance siento que soy  como un árbol creciendo en el borde de un acantilado, siento mayormente la fuerza cuando todas las personas del recinto están verdaderamente presentes. Todo se trata de energía, presencia y apertura. La idea de colectividad viene de vivir la experiencia interactuando juntos, algunas veces de manera más directa pero siempre energéticamente. Si realmente viviéramos el AHORA, todo se revolucionaría por que la vida es tan deliciosa y a penas la vivimos por estar tan programados. Anoche estaba tocando con el legendario músico de jazz Daniel Carter en mi departamento y hablamos mucho. Podemos hablar por horas mientras tocamos, incluso en el calor hirviente del verano de Nueva York. Hablamos de la importancia de vivir el AHORA sin compromisos, culpas ni vergüenza. Me dijo que ama la forma en la que hablo, me motivó a continuar y, por un momento, experimenté una suerte de alucinación (quizás en parte por el calor y la mariguana), agarré algo, una partícula de verdad, tal vez., pero me di cuenta de que AHORA es lo único que importa. Lloré un poco porque sentí tan intenso ese momento con Daniel… mientras el sol se ponía. La luz en mi sala a esa hora del día es de verdad increíble.

6.- Falso Raccord: ¿Cuál es tu pieza favorita de Meredith Monk, y cómo ha influenciado en tu trabajo?

Muyassar Kurdi: Yo no tengo algo “favorito” porque no pienso las cosas en términos de jerarquías. Todo su trabajo es muy diferente y presenta algo nuevo para mi. Personalmente escucho mucho su album “Piano Song” .  Desde luego Meredith Monk es una mayor influencia; aparte de haber estudiado los últimos cinco años con ella, he crecido para entenderme a través de su práctica como artista interdisciplinar. Recuerdo ver las conexiones al fin: apertura, creación de texturas, capas en el espacio con multiples cuerpos y voces, consciencia, conexión, presencia, alegría e improvisación en cuanto a su relación con el entorno.

7. - Falso Raccord: ¿Piensas tu canto como una liberación del lenguaje para encontrar una especie de glossolalia feminista?

Muyassar Kurdi: Hay muchos tipos de lenguajes y, continuamente entro en conflicto con las limitaciones del lenguaje “tradicional” (lenguaje de palabras, que definen, que nombran, que identifican, que dan valor). Hace poco, hablaba con un amigo,  un gran artista y cineasta, y durante una larga salida por en el vecindario East Village, en respuesta a mi posición de “siento que soy un fraude cuando uso palabras” me dijo que podíamos “curvar las palabras” o “hacerle el amor a las palabras”. Me encantó pensarlo de esa manera, que no es una idea nueva para mí pero es un recordatorio. Hasta cierto punto, estoy curvando las palabras en este momento para hacer esta entrevista y Bradley Eros curvaba sus palabras cuando dijo que podíamos curvar nuestras palabras.

He escrito mucho en años pasados, un libro de poesía erótica y una novela semi autobiográfica, que lancé al público, pero las palabras no me eran suficientes para expresar lo que sentía (un grito perpetuo). Incluso, fui a la universidad y me recibí en Máster en Lingüística, siempre estuve obsesionada con patrones, sonido y significado. En ocasiones uso palabras por libre asociación; no quiero que la imagen sea demasiado concreta en mi trabajo. Yo creo mi propio lenguaje, así que es es un tipo de liberación, pero creo que todos podemos estar de acuerdo con eso una vez que hayamos accedido a nuestra voz interior. Se trata de ir a las profundidades de uno misma y aprovechar la propia expresión, libre de cualquier dualidad o categoría, la que es única en tanto que existe como parte de ti o, al menos, como parte de la idea de ti mismo en esa parte del viaje. El sonido es una vibración capaz de llevarnos a nuestros ancestros, a la más alta forma de lenguaje, más allá de las ideas, el pensamiento y la memoria. Esto crea sentido pero sin la gramática y las definiciones elegidas que están  profundamente entretejidas en nuestra cultura enferma. El sonido es mi más temprano recuerdo, tonos que desencadenan movimientos e imágenes.

Canto desde que era una niña, lo que fue mi máxima libertad, motivada por mi madre, una huérfana franco-suiza llamada Marlies; ella era una cantante de folk y guitarrista clásica; recuerdo su hermosa y emotiva voz. Recuerdo los cassettes de música palestina que mi padre ponía en su camioneta y que me impresionaron profundamente aunque, en ese entonces, no entendía árabe. Había aprendido a tocar el piano con una extraña y silenciosa mujer de nombre Judy, organista de la iglesia bautista de Chicago a la que yo asistía y quien me dio clases durante seis años. Cuando las clases terminaron y la maestra se fue, dejaba de lado mi libro de música e improvisaba por horas. Mi pequeño cuerpo se movía en círculos con mis pies colgando del banco, como si estuviera en una especie de trance. Quería romper todas las reglas y quizás muy poco ha cambiado al respecto.

8. - Falso Raccord: ¿Qué poeta te ha influenciado más?

Muyassar Kurdi: Son muchos como para nombrar uno, pero estoy leyendo mucho de Audre Lorde, poeta lesbiana negra y feminista radical. Ella ha respondido muchas preguntas e incertidumbres que he tenido sobre vivir en el mundo como mujer.

Ella dijo: “Iba a morir, tarde o temprano, incluso sin haber hablado por mí misma. Tus silencios no te protegerán…¿Cuáles son las palabras que aún no tienes? ¿Cuáles son las tiranías que tragas a diario e intentas hacer tuyas hasta que te enfermen y mueras por ellas, aún en silencio? Hemos sido socializadas para respetar al miedo más que a nuestra propia necesidad de lenguaje.”

Nunca he guardado silencio sobre mi opresión, mis traumas o mi dolor; hablo de manera irreverente y sin filtros, así que siento que Audre y yo estamos en el mismo extremo. Tal vez me abandono a mi mente demasiado, tal vez sólo no me importa, tal vez me importa demasiado. Y, en este punto en el que la completa agitación y destrucción consume al mundo (como ha sido siempre, sólo con una máscara distinta), me doy cuenta de que no sólo estoy herida sino también profundamente enojada. Estoy enojada con esos individuos racistas enfermos y sexistas con quienes me enfrento día con día. Y Audre me recuerda que está bien sentirse enojada siempre que aprendamos a convertir el enojo en fuerza. Estoy aprendiendo a enfrentar cada día y a dirigir mi energía hacia donde se necesita, dado que no soy responsable de cambiar la mente de nadie. Sé que vivir radicalmente significa romper el silencio con amor. También pienso en Meredith Monk cuando me habló de la ‘resistencia amable’, aunque algunas veces no me siento amable en la resistencia, me siento ‘loca’ pero sólo yo puedo llamarme así. Con todo lo que he padecido en el pasado, no debería estar viva pero lo estoy, así que vivo intensamente. ¿Cómo es que esta vida no es lo mejor ni lo peor que nos ha pasado jamás?

Muyassar Kurdi ​(Nace en Chicago 1989) Vive en Nueva York.  Artista interdisciplinar. Su trabajo conjunta arte sonoro, técnicas vocales extendidas, arte performático, fotografía y cine.
http://muyassarkurdi.com