Inicio > Otros estados, otras imágenes

Otros estados, otras imágenes

Otros estados, otras imágenes

En lo que llamamos nuestros paisajes mediáticos cabe preguntarnos ¿Cómo ubicarnos en ellos, cuáles serían los posibles lugares para existir o subsistir hoy, por medio de qué?. Con qué materias y estrategias-imágenes extender nuestra existencia...en que imágenes existir (?). El video es una caja técnica que puede ser a la vez intima y planetaria, por que pertenece tanto a la televisión, como al arte, revindicada en el internet, también en la tecnología celular o la guerra. Posee en sí una violencia y una resistencia, porque puede ser poesía, pero también es lugar de la vigilancia misma. Porque se le puede intervenir, destruir, apropiar o reutilizar; por que en el video, la imagen adquiere valor por la conveniencia de su empleo y así mismo, por que es una tecnología electrónica que instauró otros ordenes de percepción sensible, dentro de las demás imágenes técnicas. Podría ser su actitud, un lugar de existencia (?). O mejor mencionar, un estado-modo de existencia (?). La imagen electrónica, deviene de la televisión. Medio masivo de comunicación, que habita en cada una de nuestros domicilios como una señal tiempo después de la imagen cinematográfica. Siempre ha sido una imagen que ha convivido entre varios medios. Ya sea nutriéndose o resistiéndose. Las prácticas que han experimentado con ella, han generado lugares de resistencia y reflexión crítica. En los años 60,s Wolf Vostell y Nam June Paik, generaron piezas de video, las cuales insertaron en las lógicas técnicas, tanto matéricas y eléctricas de la TV, las ideologías del mundo-medio y las formas para realizar una operación a nuestros sentidos-cuerpos. Se entendieron, a sí mismos como ingenieros críticos de la imagen y del aparato que la genera (el televisor). Esta imagen existe de otra manera, tanto dentro de las demás imágenes, ya sean mediáticas o no. Su lugar discursivo, está ligado a su condición técnica.

Si nuestros valores y lugares de acción, se han desplazado a las pantallas, con qué formas de alienación y de imaginación, existimos (?) cuáles son las que proponen las imágenes de video, que experimentan consigo mismas (?). Sun in your head, 1963 es una pieza de Wolf Vostell, (http://goo.gl/HjlGaN), en la que utiliza la televisión, como material de trabajo, no en su calidad de representación, sino como fragmento matérico del mundo. Realiza un decollage televisivo. Al mismo tiempo crea, modifica y padece, las relaciones que tiene esta señal-imagen con el mundo. Son aquí las distorsiones y cortes, heridas (tal vez escrituras, que cortan a una escritura televisiva)… Vostell realizó esta pieza para ser emitida por televisión, claramente nunca sucedió… Si las pantallas son nuestros territorios de lucha, “espacios sociales”, mundos y a la vez fragmentos de mundos, necesitaríamos pensar en otras posibles sensibilidades que puedan permitirnos formas de ser, por que nuestro cuerpo también cambia (hay un asalto a la apariencia). Nuestra mente y nuestras emociones, pueden que sean los órganos que exponemos en mayor medida y los cuales también, por efecto de esta exposición, pueden ser contraídos-intervenidos.

La imagen electrónica, es pobre en datos, exige de quien la perciba, otro uso de los sentidos y de las relaciones entre estos. Desde su concepción como tecnología, esta genero un punto de ruptura y cambio, exigió otro tipo de experiencia. Otra forma de convivir con sus impulsos luminosos, ya no provenientes del sol, sino de nuestras máquinas. En su definición técnica, es un impulso electrónico, convertido en puntos de luz- imagen que forman una red de líneas. Gary Hill piensa en este impulso-pantalla-red, como un espacio de escritura y de enunciación lingüística, que permite codificar, decodificar y transcodificar. También realiza un decollage (una re-escritura), desde una reflexión de los lenguajes y sonidos electrónicos y en el como estos, se constituyen en una imagen audio-visual que puede explorar la realidad de una forma determinada.

En qué lugar vivir, qué lugares ocupar, dónde tocar, por dónde explorar lo real(?). Sería posible en todo aquello que no ha sido, televisado, visualizado, y sintonizado(?)... Las señales electrónicas antes que ser imágenes, son materia, son señales, acontecimientos, no desde su lugar de representación, sino en los vacíos, que existen entre las imágenes, en los cortes (intermitencias) que realiza Vostell, en encontrar lugares desde las poéticas del “error” y de la de-composición. Gary Hill, es también, un intermitente y ruidista, utiliza la imagen de video, para generar diálogos electrónicos, en videos como (http://goo.gl/F37RES) construye contenidos desde una reflexión técnica del video como materia y elemento humano (voz humana). Utiliza su tecnicidad, como página de escritura. Hace una simbiosis de mundos técnicos (matéricos) y humanos.

Italo Calvino reflexiona sobre las materias y componentes de nuestro siglo, hace referencia al poema de e rerum natura de Lucrecio, el cual concibe como…la primera gran obra de poesía en la que el conocimiento del mundo se convierte en disolución de la compacidad del mundo, en percepción de lo infinitamente minúsculo, móvil y leve… Este poema nos dice que la realidad de la materia, esta hecha de corpúsculos invisibles y que el vacío es tan concreto como los cuerpos sólidos, plantea Lucrecio una preocupación, por evitar que el peso de la materia nos aplaste. Gary Hill, con esta pieza, investiga la tecnicidad del medio, para encontrar formas en las que estos espacios-señales, sean utilizados como formas para continuarnos y ser ampliarnos-intensificados. En Equal Time, 1979 (https://vimeo.com/5500318) sincroniza las voces de un orador que relata un espacio real, con otro que habla de uno surreal. Los sincroniza, en un mismo tiempo, pero para desincronizar a cada uno de estos, produce también, como Vostell una intermitencia, que es decodificadora. Sun in your head y Equal Time, en sus lugares decodificadores, son gritos, estados-presencias móviles que nos piensan.

Habitan una condición de hologramaticalidad y virtualidad, por las formas en que sondean “la realidad”, investigan dimensiones, adquieren un carácter vivificador y podemos ver (sentir) el pensamiento que interviene en la tecnología de esta imagen, experimentar una forma en la que el cuerpo y la electrónica se pueden relacionar. Virtualidades que intensifican e interconectan dimensiones. Lugares de conjunciones, que permiten pensar en la posibilidad de hablar (visualizar) lo que se considera aparentemente invisible y de decir lo indecible. De registrar, cifrar y codificar el mundo físico-psíquico y visualizarlo-sentirlo, al mismo nivel. De desfijar la imagen, para no reducirla e instrumentalizarla. Por ende activar ontológicamente lo científico, lo biológico, lo técnico, lo filosófico y político, al sujeto expectante y perceptivo y a re-generar los lugares donde necesitamos desarrollar otras formas de resistencia-existencia. De comportamiento y visión.