Primary tabs

Inicio > Res Sunt Nomina

Res Sunt Nomina

Res Sunt Nomina

Hubo, está bien, un ser que jamás-siempre ayer-mañana es.
No tiene necesidad de nada: ¡no ama!
El amor no es sino una pequeña exigencia humana fuera de toda realidad.
Por lo tanto: el ser está más allá de todo ser.
Pero lleguemos a la encrucijada donde la libertad nació.
Hay en el mundo (¡) una máquina que no por nada se llama cámara.
Ella es el “Comerrealidad”, o el “Ojo Boca”, como quieran.
No se limita a mirar a Joaquín con su padre y su madre en la Favela.
Lo mira y lo reproduce.
Lo habla por medio de sí mismo y de sus genitores.
En la reproducción –sobre pantallitas o pantallas–
yo lo descifro (¿mestizo?, ¿portugués?, ¿indio?, ¿holandés?, ¿negro?)
como en la realidad.
No otros son los ojos, la boca, los pómulos, el mentón, la piel;
me retrotraigo hasta su proveniencia del norte de Brasil y hasta sus ancestros…
Ustedes me entienden.
Él en la pantalla o pantallita de laboratorio, es lenguaje.
Si lo descifro como lenguaje en esa pantalla o pantallita
y si no de otra manera lo descifré en esa realidad, día real
de finales de marzo 1970 en la Favela de la calle de Barra.
Luego entonces, el lenguaje del “Comerrealidad” es un lenguaje hermano
al de la Realidad.
Ilusión, sí, ilusión, aquí y allá: ya que
quien habla a través de aquel es un Ser que existe y no ama.

Pier Paolo Pasolini