Inicio > Zhongzhan Dionisyus

Zhongzhan Dionisyus

Zhongzhan Dionisyus

This is not a prologue.

First introduce this link https://www.youtube.com/watch?v=OUx6ZY60uiI then read. In case that you don't understand the language displayed in some of the texts, you can translate it on Google translator.

1.Out of Dionysius.

Tratar de meditar con un Tifón y la metralla de James Bond.

"Vete a la loquera" le dijo su amigo por Skype después de hablar del cine de Pedro Costa. Minutos después tocó encerrarse en un cuarto, resguardarse de un Tifón. Y ahí empezaba la orquesta, mientras el viento destrozaba el Starbucks de enfrente.

Cada quien canalizaba sus miedos de distinta forma. Sofía por ejemplo empezó a ver una película de James Bond dirigida por Sam Mendes, al mismo tiempo el sonido de los árboles se desprendían de la tierra de Taipéi, y la lavadora se impactaba contra la puerta, y así caminaba de forma sonora con el sonido de la televisión. Mientras tanto Saúl, tratando de calmar sus pulmones de las arracadas de humedad trataba de implementar lo que había aprendido en sus clases de meditación Zen. Haciendo lo que le prohibieron, para evadir los ruidos de James Bond y los vientos furiosos se puso sus audífonos y empezó a escuchar a Vangelis. Fue imposible, no pudo meditar. La lavadora se desprendió del piso, se fue directo al techo de un Starbucks. Saúl quedó completamente desfasado, y mientras tanto al ritmo de las metralletas de Daniel Craig, Sofía dormía como un bebé, si como un bebé.

Toilettes philosophy.

—So you are from Slovenia. Slavoj Žižek is from Slovenia too right?—He asked—Indeed I am from Slovenia like Slavoj, in fact I met him once in a flight— She said.

—Epic! What do you talked about, any interesting topic like the Castro metaphors when he wrote about Cuba?.

—Not really, in fact we talked for about an hour and a half about toilettes, I don't really know what happened. We start to talk about bathrooms and that let us to types of toilettes, echological and new technology on toilettes, and well when I just realize what just happen we said bye.

 

It was beautiful to watching you hooked with the Rothko, well it wasn't really a Rothko, in fact it was a wall with charcoal and dirt that we used to imagine like if it was an abstract painting. Friends last as the oil of Goya reminds, that is why I will remember you as a deep gesture of decaying imagination.

1.Inside of Dionysius.

Now play Rachel's Song from Blade Runner soundtrack:

Taiwanese women moves like tigers floating in the core of a Wong Kar-wai movie.

We started to recognize each other. You talked to me like if I knew you from before. "Pay attention to the whisper of the wind that comes from East" you said. Feel the bones and flesh that comes from diversity" the sky affirmed. Yes in between of utopia we reach dystopia. That's how everything comes along from the deep sorrow of the melting trees.

The underestimated empire of the smell.

Yesterday I had a really interesting conversation with a new friend in the anniversary of the TCAC. Christopher and I talked about the power of the smells and the correlation with the memory. Doing a countdown I can say that smell is the sense that transport us in a real sensible world, and it have a deep relation with our memories and travel experiences. Doing a brief list of smells I remember the smells of the Chili Beans in the kitchen of my aunt in the suburbs of Houston, the dark room chemicals of my mother, the sublime smell of the emptiness in the back of the Peon Contreras theater in Yucatan, the smells of my father archives full of papers and lottery tickets, the smell of espresso coffee, woman's parfum, beautiful leather and horse shit in Via Venetto in Rome, the powerful smell of copal in the house of Carlos Tamup in Guatemala, the rich smell of the Goya's oil paintings in El Prado Museum, and here in Taipei I'm starting a new list of smells, I believe that East have a deep language of the scents that riches you by your nose, even the light smells different. It is another system like the language, there are not direct references. Every step is a new word captured by your taste and nose. Sometimes are hard like the breath of a Dragon and other times are smooth, harmonic and it can make you literally transport like the smells of the roots, teas, spices, lavenders, and trees.

Things of pirates 

—I don't know why, but generally when I am living abroad since I was a kid there is always people from England in my closest circle. I don't know, maybe Mexicans gets well with British people.

— there is a violent edge that creates a bound between Latin-Americans and British.

— I totally agree. If you do a revision of Latin America and England literature, you can find a lot of parallels in the flesh and bones of the stories. Maybe is related too with the tension between Spanish and English empires in the XVI, XVII and XVIII centuries, there is a possibility that Latin-Americans received that heritage in a weird and decontextualized form.

—Indeed.

—Or maybe is a thing of pirates.

 

Cherry blossoms in the mouth of a lust Dragon.

Cherry blossoms in the mouth of a lust Dragon.

Dionisio sí vive en Taipéi.

De alguna forma rara acabé un lunes confirmando que Dionisio vivía en Taipéi en un sótano debajo de una peluquería en el barrio de Dong Qu. Era una pequeña ciudad "underground" con varias secciones, por un lado seis existencialistas veían el documental de Sugarman con subtítulos en mandarín a través de un protector que producía una imagen de cuatro metros. La sala donde estábamos nosotros estaba habitada por varios sofás de piel negra y un órgano rodeado de peceras y plantas, a los lados habían esqueletos de toros y otros animales prehistóricos que yo no conocía, una pared estaba llena de retratos de una mujer bellísima completamente desnuda tocando en un bosque de bambú el órgano que estaba de frente a nosotros. Largos tragos de cerveza negra pasaban por mi garganta y la de mis anfitriones coreanos, todos elegantes como sí salieran de una película de Wes Anderson, abrigos largos, cabelleras de samurái, y un lenguaje abstracto y bello que para mí era inteligible. Unos minutos después Kim me dijo—Ahora viene mi amigo que te comenté, él es un fenómeno en la escena del Rock en Asia, tocaba con los Stone Roses y todos estos grupos que revolucionaron la escena en los noventas, después de un tiempo de drogas y excesos se fue a un retiro a aprender artes marciales al interior de China Continental. Estuvo ahí muchos años—me dijo Kim con su mirada de sabio, como si estuviera siempre mirando el movimiento de un Dao—ahora a regresado a la vida mundana, a la niebla de Taipéi, por favor ahora que lo conozcas no le digas nada de esto ya que es muy reservado.

Pasaron los minutos, sólo se escuchaba el ir y venir de las frases en coreano y mandarín revueltas con la banda sonora de The Virgin Suicides que salía de una bocina con forma de boca de Dragón. De repente llegó la persona de la que me hablaba Kim, era un hombre de una edad que no se podía definir, caminaba como si flotara en las ruinas circulares de Borges. Tenía lentes oscuros y una boina. Se sentó y no dijo una sola palabra, nos quedamos mirando un rato, después de un tiempo nos presentamos. Mis compañeros de la mesa lo veían como si el mismísimo Kurt Cobain hubiera salido de la tumba y se sentará a echar unos tragos con nosotros. Silencio y palabras precisas, un estilo del Este del Asia cuando apenas se está midiendo a quién te acompaña, como si uno viviera en una tensión erótica constante, bajo el credo de Sun Tzu. Minutos después de ajenjo y aguardiente de un río desconocido un joven de la peluquería bajo con una guitarra eléctrica, le dijo un par de palabras en mandarín al músico y le puso la guitarra en las palmas de las manos. Pasaron varios minutos en los que trataba de afinar el instrumento, después apagaron todo, silencio, ni siquiera los peces se movían, los esqueletos cobraron vida y se nos quedaban viendo tétrica y fijamente, el músico comenzó a tocar y a cantar con rabia y su alma creció dos metros. Ese oficio para tocar para los muros se desprendió de él y la atmósfera cobró otro sentido. Minutos después como si un mosquito con un veneno desconocido nos hubiera picado comenzamos a leer la escena a través de un contraste diferente. Ahí la confirmación de que Dionisio sí vive en Taipéi llegó. Aún ahora no tengo idea de quien era nuestro invitado especial, "Googlearlo" sería como romper un misticismo. Y me quedo con esto, una crónica en la que los códigos se mezclaron y formaron una simbiosis que puede ser un cuento al revés o unos versos producidos por la piel de una rara extinguida.